DERROTANDO LOS ANGUSTIADORES

Salmos 23:5

Algunas veces nuestro cuerpo padece malestares generales que pretendemos curar con remedios caseros o con alguna medicina que desde siempre la familia ha utilizado para todo.

También es probable que en muchísimos casos las dolencias o aflicciones físicas no mermen, ya que quizá estemos ingiriendo el medicamento erróneo según nuestro diagnóstico.

Así sucede en la gran mayoría de nuestras batallas espirituales, las cuales no podemos librar o vencer, puesto que no sabemos a qué nos enfrentamos o estamos usando las armas equivocadas para triunfar.

David nos revela en el Salmo 23:5 que hay unos espíritus llamados “angustiadores”, quienes tal como su nombre lo indica, vienen a angustiarle, a causar ansiedad, inquietud, preocupación, zozobra y temor.

Más adelante en el Salmo 27:2 dice “cuando se juntaron contra mí los malignos, mis enemigos y mis angustiadores para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron”. Este fragmento además esclarece que aparte de los angustiadores, hay espíritus enemigos y ambos totalmente diferentes.

 

 

DE VUELTA SOBRE TUS PIES

Ezequiel 37: 9-14

Hay situaciones tan difíciles en la vida que en algún momento pueden hacernos sentir que todo está perdido, sin reparo o muerto.

Quizá sienta que está frente a un valle de huesos secos, tal como sucedió en Ezequiel 37, capítulo donde él mismo Jehová manda a profetizar aliento y vida sobre dichas osamentas, hasta que se levantaron de manera sobrenatural en cuerpos vivientes.

Es desconcertante y hasta ilógico que estando bajo la protección, la tutela, el manto y la voluntad de Dios, Su pueblo pueda ser atribulado, desmembrado y golpeado.

En medio de esos vientos en contra, son muchos los que seguramente dicen, “Jehová no está contigo”, pero es totalmente falso, porque la Biblia dice que “muchas son las tribulaciones del justo, pero de todas ellas te librará el Señor”.

Por la tanto es muy cierto que podemos ser atacados, perseguidos y derribados, pero una realidad mayor es que el Señor que nos guarda y pelea por nosotros. Jamás nos dejará tirados; podemos estar seguros que nos tomará de la mano,  nos proveerá y levantará de cualquier profundidad a la que hayamos caído.

En 2da de Corintios 5:9 dice, “atribulados en todo, mas no angustiados, en apuros mas no desesperados, perseguidos mas no desamparados, derribados pero nunca destruidos”.

Nunca olvide que el enemigo le atacará de una u otra forma, pero jamás puede destruirle, más Dios, pase lo que pase, en su infinita misericordia siempre le sacará de esa adversidad y lo pondrá de pie nuevamente.

 

 

Help our Church

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget dolor. Aenean massa. Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus. Donec quam felis, ultricies nec, pellentesque eu, pretium quis, sem.

Nulla consequat massa quis enim. Donec pede justo, fringilla vel, aliquet nec, vulputate eget, arcu. In enim justo, rhoncus ut, imperdiet a, venenatis vitae, justo. Nullam dictum felis eu pede mollis pretium. Integer.

  • Donec posuere vulputate arcu.
  • Phasellus accumsan cursus velit.
  • Vestibulum ante ipsum primis in faucibus orci luctus et ultrices posuere cubilia Curae;
  • Sed aliquam, nisi quis porttitor congue

Leer más